UNA SOCIEDAD CIVIL INVERTEBRADA

UNA SOCIEDAD CIVIL INVERTEBRADA

Veinte días después de matar al bipartidismo seguimos sin saber si tendremos un Presidente del PP o del PSOE. Elector, los muertos que vos matáis gozan de buena salud. Estos veinte días de paréntesis navideño han supuesto un verdadero respiro para los ciudadanos. Con todo en suspenso, solo las cortinas de baño de los reyes magos de Madrid nos han recordado que nos queda pendiente una ducha.

Con una sociedad civil invertebrada en la Constitución del 78 e incapaz de vertebrarse por sí misma desde entonces, los ciudadanos tenemos pocas oportunidades de vivir la política con cierta lejanía. Lejanía que no tiene por que ser desafecto sino enfoque imprescindible para entender las cosas. Como en el impresionismo, tomar distancia permite ver mejor. En España la gran revolución pendiente es la de la despolitización. Somos el único país del mundo en el que hay una energía de izquierdas y otra de derechas, una educación pública confrontada con una concertada mediopensionista y reñida con una privada elitista, o una acción exterior de España en el mundo sometida a permanentes vaivenes, por poner solo algunos ejemplos. La política en España lo impregna todo, y a todo eso, por si fuera poco, hay que sumar un debate omnipresente que vicia y condiciona casi todo: el pesado asunto de la marciana independencia de Cataluña.

La política ha retratado a su antojo los acontecimientos. Frente a esa presencia asfixiante, más visible por los escándalos de corrupción, parecía que los ciudadanos reaccionaríamos introduciendo partidos más sensibles a nuestras necesidades. Sin embargo, no parece que hayamos despolitizado nada y, más bien al contrario, y a juzgar por algunos esperpentos vividos, está latente más que nunca la vieja tentación de politizarlo todo, empezando por los asuntos más triviales y cotidianos.

La política actual es una fotografía editada que no deja discernir la luz y el color real y de la que no acabamos de fiarnos. Necesitamos una sociedad civil fuerte capaz de influir en los matices pero eso es algo que no va a venir auspiciado por los propios políticos. Bien al contrario, tratarán siempre de torpedearlo. Tenemos como país una serie de necesidades en las que podemos estar todos de acuerdo, sin sesgo político. A la invertebrada sociedad civil le corresponde empezar un cuadro impresionista que elimine la minuciosidad de las disputas partidistas y sugiera las formas más básicas de entendimiento.

La política actual es cortoplacista y solo atiende a intereses electorales inmediatos. La única oportunidad que tenemos de influir en la eliminación del politiqueo que obstruye cualquier acuerdo, venga por donde venga, es tener conciencia de que nuestra responsabilidad como sociedad no empezó y terminó depositando un voto, sino que en nuestro día a día, debemos exigir de la política que se centre en lo que nos importa, que defienda nuestros intereses comunes como pueblo y que nos traiga un proyecto duradero de nación. Hay una inmensa mayoría social que reclama estabilidad.

La consecuencia inmediata de que los partidos llamados a la gobernación de España no sean generosos y no se entiendan debería ser nuestro desafecto electoral. Es precisamente la generosidad de los partidos que sepan renunciar a imponer intereses propios -sin renunciar a sus principios- y en aras a conformar una mayoría estable, lo que debe ser objeto de análisis y escrutinio ciudadano. Si la política, que es fundamentalmente entenderse con el adversario para hacer posible lo imposible, vuelve a fracasar, seguiremos nuestra travesía por la senda que nos lleva hasta Italia, o sea, a una ciudadanía que vive la política con el desprecio con el que desprecia a sus políticos. España no tiene escala de grises y puede pasar, en tiempo record, de la politización absoluta a la despolitización más dañina y radical. El único denominador común que tendrían ambos escenarios es el de la perniciosa desvertebración de su sociedad civil.

Víctor M. Serrano Entío. Abogado

Víctor M. Serrano Entío
Sobre Víctor M. Serrano Entío (190 Articles)
Abogado y Blogger desde enero de 2012.

Deja un comentario.