UN STRADIVARIUS EN EL AUTOBÚS

UN STRADIVARIUS EN EL AUTOBÚS

La política nacional es ese Stradivarius que una joven violinista ha dejado olvidado en un tren regional alemán. Algo valioso perdido. Recuperado el valiosísimo objeto por su dueña nos hemos quedado a un solo hurto de poder cerrar una metáfora más española y adecuada. Aquí pierdes la flauta de tu hijo Bartolo, que lleva escrito en la funda su nombre, apellidos, dirección, 3º de primaria, grupo B, Colegio San Aniceto de las Llagas, y en un par de horas ya puedes recomprarla en internet. Con su funda y todo.

No sabemos si alguien va a ser capaz de sacar una sola nota de ese violín desafinado e italiano que es España. Abandonada la cómoda e ineficaz certeza de la gobernación por turnos, no encontramos libreto a punto de estrenar la ópera. El presidente en funciones de líder oponible (Rajoy) propone una gran coalición que ya ha sido rechazada por el líder de la oposición por los pelos en funciones de presidenciable (Sánchez). El PSOE aún no ha tomado conciencia de su catástrofe y sigue intentando tocar el violín a toda costa aunque ya sólo le salgan las últimas melodías del Titanic. El Secretario General del PSOE del norte toma las riendas de espaldas al Sur, todo un riesgo, porque el PSOE es la Liga Sur española, irreconocible ya en aquella definición de “el partido que más se parece a España”. El afán desmedido de Pedro Sánchez es el mismo que tuvo aquel adolescente que le preguntó al Mozart niño cómo se componía una sinfonía. Mozart le contestó que aún debía dejar pasar muchos años de aprendizaje antes de intentarlo. El adolescente le contestó enfadado: “Pero tú ya compones a los ocho años”. Y Mozart, le contestó: “Sí, pero no tengo que preguntar cómo”.

Con un Partido Popular lastrado por Rajoy pero con el margen de mejora que le otorga tener su renovación generacional pendiente y con un PSOE al que ya no le queda ni eso, Albert Rivera es el asidero y tótem centrista, como ya ha demostrado en su papel de perejil en la primera de las salsas, la de la Presidencia del Congreso. ¿Qué ocurriría si, cerrada una gran coalición, sigue la mejora de la economía, se hacen las reformas constitucionales precisas, la modernización institucional y social necesarias (con el PSOE y Ciudadanos capitalizando esta parcela) y Podemos no participa del esfuerzo? Pues que evidentemente, Podemos perdería fuelle y el PSOE se quedaría de único referente en el centro izquierda dejando al centro derecha dividido en dos partidos con peso específico, uno de los cuales estaría dispuesto incluso a pactar con él. Pero Pedro Sánchez, que tiene la prisa y la cara del entrenador muchas veces ratificado en el cargo por la junta directiva, no quiere dejar pasar su última oportunidad que es la de lanzarse al violín aunque se vaya a lanzar a un tren en marcha, con lo malo que suele ser es eso para el cutis.

Descartada la gran coalición (descártenla, háganme caso) la segunda opción es el gran pacto de izquierdas. O mejor dicho, los grandes pactos de las izquierdas, porque cuando de izquierdas pactando se trata todos los plurales son pocos. Supongamos que Pablo Iglesias renuncia al referéndum en Cataluña. Pedro Sánchez, con Podemos, su núcleo central, sus mareas (todas nacionalistas y alguna independentista), para lo cual necesitan también, a Unidad Popular, los nacionalistas vascos, y Convergencia y/o ERC que lo que quieren es proclamar en tres meses la independencia de Cataluña. Equilibrismo puro en el alambre inestable y electrificado de una soberanía nacional tambaleante. No tiene de su lado ni la aritmética ni el fervor del partido. Tampoco a la opinión pública.

Si nadie cambia ni cede no se ve ni la gran coalición por el centro ni las grandes coaliciones de las izquierdas y estamos abocados a que el vagón alemán donde yace perdido el valioso violín de la política nos lleve a la estación término de nuevas elecciones generales, cuya única novedad estaría, o no, en que el PP, el PSOE o ambos, concurriesen con nuevos candidatos. Si no ¿dónde está escrito que no puedan repetirse los mismo resultados?.

Víctor M. Serrano Entío. Abogado

Víctor M. Serrano Entío
Sobre Víctor M. Serrano Entío (190 Articles)
Abogado y Blogger desde enero de 2012.

Deja un comentario.