TRAJE DE LUCES Y SOMBRAS

JAMÓN DEL MEDIO

TRAJE DE LUCES Y SOMBRAS

Los dos resultados más visibles tras siete años de crisis económica son la desigualdad y el populismo. Nuestra economía evoluciona favorablemente, como leemos de los mercados y nos indica el atasco en el peaje. El puente festivo vuelve a ser una autopista. Nunca como este diciembre, desde hacía siete, se veían tantas luces, aún intermitentes. La eterna discusión sobre cuándo la macroeconomía mejora nuestros microbolsillos caduca en 2.015. Hay intermitencias en los destellos para continuar el debate y, de paso, seguir echando leña al fuego del populismo. Luces apagadas o encendidas. La desigualdad surgida tras estos siete años es nuestra oscuridad más perversa. De esa oscuridad, tan auténtica como las luces, nace el populismo, que no solo es Podemos sino cualquier propuesta de nuevo cuño que quiera triunfar en las próximas veinticuatro horas. Todo debe pasar el filtro de la apariencia y no hay mayor fe que la del converso. Ojo con las hipersensibilidades sociales. No hay brujas para tanta hoguera. Ni abogados para el proceso. Ni jueces que autoricen las escuchas. El populismo está en los medios, está en la calle, también en los partidos tradicionales que sólo gobiernan a golpe de encuesta al margen de otros intereses.

La evolución de los populismos, muertos después de matar en el siglo XX, nos trajo la corrección política, cenizas al aire de esos cadáveres. Pero el ciclo capitalista, sus crisis cíclicas y la globalización han tirado el cinerario de porcelana al suelo. Saturno (populismo) devora a su hijo (lo políticamente correcto). El “qué dirán” sustituye a “El Príncipe”, al vademécum y a los tratados sobre física cuántica. El populismo ha llegado a la divulgación científica. Sabíamos que Maquiavelo aburría y que Montesquieu murió hace dos décadas asesinado por Guerra, pero no sospechábamos la aniquilación de Miguel Servet de manos de algún “coach” haciendo “coaching” en internet para sus miles de seguidores. Dadle a “me gusta” y seguirán repitiendo la verdad mientras les dure la mentira. Vivan las encuestas, la agricultura ecológica y la homeopatía. Aunque científicamente las tres sean una media verdad, una gran mentira. En la telebasura no había más detritus de los que caben en una bolsa. El verdadero vertedero estaba en las redes, catalizadoras de una buena turba de analfabetos funcionales sedientos de cualquier cosa que satisfaga sus instintos primarios y cuya opinión, en cualquier materia, cuenta. Bienvenidos a la era en la que la aritmética y el comportamiento del carbono son opinables.

No estamos ante un cambio de época sino de era, algo más profundo y extravagante que cambiar de milenio. Más intenso porque lo marca la gente y no el calendario. La casta difunta renacerá para mutar y dirigir otros siglos, si es preciso en simbiosis perfecta con el populismo universitario de cuatro profesores que se creen intelectuales por leer a Marx libremente asociados y a Bakunin y en comisión de servicios. Dicen que inventaron el infame “pásalo” en los días más negros para la dignidad de España y están orgullosos. A alguno de los de Podéis no le cabe el ego en un autobús como el que conducía Maduro antes de ser llamado por el pájaro. Da igual, egocéntricos o no, no les hace falta más, el público les aclama, el show debe empezar, la política sale por la tele, como el fútbol y los tronistas. Mujeres y hombres, y viceversa. Políticos haciendo políticas, o sea, tele, y viceversa. Nadie entona un Réquiem por el principio de autoridad, consecuencia directa de la cobardía de los poderes públicos cuando sus agentes están en entre dicho y se instala la vulgaridad. España es un país de chicuelinas en el que todos nos enroscamos en el capote con el que acabamos de azuzar al toro. Solo Pablo Iglesias, que está en figura, prietos los alamares, se va “a porta gayola”. Sabe, las dos rodillas en tierra, que lo que a él le viene de chiqueros es un gato. Un lindo gatito, que diría Piolín de Silvestre. Internet te absuelva, populismo, y que el país lo resista.

Víctor M. Serrano Entío. Abogado.

Víctor M. Serrano Entío
Sobre Víctor M. Serrano Entío (190 Articles)
Abogado y Blogger desde enero de 2012.

Deja un comentario.