TAMBIÉN EL SINDICATO

Al este del ala Oeste

TAMBIÉN EL SINDICATO

La lucha sindical se viste con traje de soldador. Recubierta de amianto es ignífuga. UGT de Andalucía se ha rociado con la gasolina del escándalo a lo bonzo pero aún no arde. Los partidos son las únicas estructuras del sistema en las que ha aparecido tanta corrupción como en los sindicatos pero el clamor ciudadano contra la casta aún no mete en el mismo saco a los devoradores del langostino sindical, al menos de momento.

El escándalo de UGT-Andalucía con el caso de los cursos de formación es mayúsculo. Por sí mismo y por acumulación. Decenas de millones de euros malversados, que se dice pronto, y eso que la instrucción de este nuevo escándalo acaba de empezar. Para colmo, la cara del sindicato ya no se lava con solo injuriar a la juez Alaya, la de los ERE, porque el juez instructor es otro. Al nuevo juez tampoco tardarán en ponerle silicona en el candado de su honestidad, pero ya no cuela. Hasta Susana Díaz quiere que la Junta de Andalucía se persone en la causa como perjudicada y quiere que sus técnicos le pongan una cifra al fraude. A ver con qué cara sale Cándido Méndez a hablarnos de los trabajadores poco cualificados y sus minisueldos, del sufrimiento de la clase obrera que no llega a fin de mes o de las cifras del desempleo de los más débiles, los que no tuvieron oportunidad de formarse, cuando alguno de los suyos se ha estado puliendo la pasta de nuestros impuestos destinada a formar trabajadores. Cubatas y barra libre en la Feria de Abril, y acabada la Feria de Abril, sigue la barra libre. Ahora que Cándido Méndez ya tiene a su bárcenas, que se llama Fresneda, o sea, un ex tesorero que va caminito de Jerez, todo sea dicho salvando los “presuntos” debidos, a ver cómo explica a los sindicalistas de toda la vida, hoy jubilados que pasaban la taza de aluminio por los barrotes de Carabanchel en los setenta para abstraerse del sufrimiento de sus familias, que el único peligro serio que corre ahora un ugetista andaluz es un aumento irracional del ácido úrico. Cándido, entre trasnochado y vencido, acusa de aviesas intenciones y culpa a la Guardia Civil pero no se da cuenta de que algunos de los suyos nos han robado hasta la poesía lorquiana. No hay quien haga un verso agrio contra la Benemérita porque la UCO es ahora la decencia en la lucha por la defensa de los trabajadores/contribuyentes. Las sedes del engaño están libres de puertas gracias a los de verde. Ya no hay capas ni relucen manchas de tinta y de cera, ni tienen, por eso no lloran, de plomo las calaveras. De plomo solo es la jeta de los del bricolaje de las facturas, las fotocopias de corte y confección y los cursos de engaño y estoque de madera.

Nicolás Sartorius, de toda una generación de izquierdas que ha vivido como si fuera de izquierdas, tiene dicho que no hay forma de vencer en una huelga indefinida. La UGT-A está en huelga indefinida de sí misma. Como ocurre con los partidos, los sindicatos forman parte esencial del sistema democrático y su papel es fundamental e indispensable. Pero del mismo modo que no cabe amparar la corrupción política bajo el pretexto de que la política y los políticos son la esencia de la democracia, no cabe mirar para otro lado con respecto a la más que evidente corrupción sindical en Andalucía -lo de los ERE va por los 1500 millones de euros- por mucho que la defensa de los trabajadores sea la esencia de una sociedad libre y más justa. Precisamente por el papel primordial que representan los sindicatos en la defensa de los trabajadores es necesario, también en este ámbito, una profunda regeneración de un sistema que se ha mostrado ineficaz en la formación de trabajadores, ineficaz como arma contra el desempleo y, lo que es aún peor, cuya legitimidad en el desempeño de su papel está en entredicho cuando lo que se percibe es que por encima de la defensa de los trabajadores están los privilegios de casta. Y lo mismo, por supuesto, puede aplicarse a las organizaciones empresariales, todas dependientes de la subvención.

Sabemos que el país está cambiando aunque no hacia donde. A diferencia del periodo abierto en la Transición, son muy pocos quienes están dispuestos a dar un paso. Hasta los que tendrían que hacer la revolución social en Andalucía están dale que te pelo a la gamba. La cosa queda más visible que nunca cuando pasamos del mecanismo general de la manufactura del que nos hablaba Marx en El Capital, al mecanismo general de la factura, del que nos habla la UCO en un informe demoledor contra el sindicato. De las barricadas a las mariscadas. De cómo formar a cómo forrarse. Al infierno se va por atajos, como canta Sabina. Mendez no dimite.

Víctor M. Serrano Entío. Abogado

Víctor M. Serrano Entío
Sobre Víctor M. Serrano Entío (190 Articles)
Abogado y Blogger desde enero de 2012.

Deja un comentario.