OBSERVEMOS

OBSERVEMOS

Ya nos dejó dicho Gila que Grecia está toda rota, con todo tirado por el suelo. Los griegos, que nos inventaron como cosa pública y después se pusieron a dormir, son la anti-moda. Para que haya moda debe haber anti-moda y para que todos queramos ser alemanes debe haber griegos, porque sin elemento comparativo y sin visibilizar las consecuencias de tener todo tirado por el suelo, a ver quien es el guapo que iba a querer ser alemán, sacar la basura a su hora y acostarse temprano.

La política en Grecia la moderna, que hasta la fecha había tenido en España tanto seguimiento e interés como la liga australiana de dardos, está en las crónicas y en las conversaciones, en las de las altas esferas de Bruselas y en la de los parados. Las ruinas y los asesinatos siempre han tenido mucho predicamento entre la prensa. Grecia, en el mapa político por sus errores, es la oveja negra que todo rebaño necesita para asumir su condición lanar. Soy oveja pero al menos no soy negra, se piensa mucho en los cercados. La cosa es que en el crepúsculo del comunismo y del socialismo griego, casi certificada su defunción, la izquierda se ha regenerado, tiene un partido semi-nuevo y ha lanzado una serie de propuestas verticales, basadas en convencer a los de debajo de que serán iguales que los de arriba. Un caramelo rancio en envoltorio nuevo. A Tsipras, a quien no le niego predicamento en el Peloponeso, nadie lo iba a conocer en Teruel si no fuera por Pablo Iglesias.

Cada equis tiempo, al menos un par de veces por siglo, la izquierda convulsiona hasta reventarse y reinventarse, y se nos ofrece como un camino nuevo aunque ese camino nuevo se forje mandando a toque de pito a los jubilados del PCE a las asambleas de Ganemos. La derecha es más monolítica y no se molesta mucho en querernos hacer ver que tenga algo que no se le haya ocurrido antes a Cánovas. Aunque la derecha no nos quiera vender la moto de la nueva política por pereza, se agradece porque del aburrimiento nunca surge frustración. Lo aburrido es aburrido y punto. La frustración es consecuencia de una ilusión destruída. Volviendo a la parte de Grecia que nos interesa, la Grecia-laboratorio y su Coalición de la Izquierda Radical, Syriza, si en un corto espacio de tiempo empeora la situación en Grecia, la frustración puede transformarse en delirio, tan acostumbrados como están los griegos a la tragedia como vida y teatro. Como la legislación electoral no permite establecer laboratorios de observación política y, por ejemplo, darle una mayoría absoluta a Podemos en Palencia para ver como lo va haciendo, y como los líderes españoles de esta nueva vieja izquierda están vírgenes, todos tenemos el microscopio en Grecia, echando un ojo por si de la deuda y la quiebra fuera a salir la esponjosa visión de unas esporas.

Tal vez el primer error táctico cometido por Pablo Iglesias sea haber hecho tan visible su apoyo a Tsipras y enlazar en nuestro consciente a su Podemos con Syriza. La gran alegría griega del lunes no le ha venido mal después de su aparición televisiva del sábado, en la que se olvidó de hablar bajito, como le recomiendan los tratados de marketing político. No sabemos como hablará Iglesias en la manifestación política de este sábado, convocada para recontarse. Cuando Iglesias se olvida de hablar bajito y se muestra como es, pierde imagen, y lo malo de Pablo cuando pierde imagen es que no le contesta nada a Ana Pastor y le contesta todo tabernario y sin papeles al exdirector del Marca. Si se ahogan los griegos, Zeus no lo quiera, muchos ciudadanos se alegrarán de no haber puesto el laboratorio en Palencia y se pensarán más qué votar. Suerte al país heleno. Si Tsipras fracasa no lo salva ya ni el fondo Monedero internacional.

Víctor M. Serrano Entío. Abogado.

Víctor M. Serrano Entío
Sobre Víctor M. Serrano Entío (190 Articles)
Abogado y Blogger desde enero de 2012.

Deja un comentario.