MI QUERIDO FANTASMA

MI QUERIDO FANTASMA

Llega Halloween, los niños son monstruos y los monstruos presuntos. El día de difuntos llega en autobús a Torrero y la semana de presuntos llena el autobús de Podemos. Don Juan, el Tenorio y los otros, han muerto. Como ha muerto el mito literario: España ya no es país de pícaros y burladores. Eso valía para los de antes. La delincuencia de hoy viene con la frialdad de un perito informático. Al saqueo solo le queda el referente cinematográfico: La Matanza de Texas, Sleppy Hollow (¿rodarán cabezas?). La corrupción se autocolapsa y se disemina. No hay que generalizar: no es justo que porque haya casos mayoritarios de decencia política podamos meter a todos en el mismo saco y decir que la política española es absolutamente decente. La democracia ya no viste de Doña Inés. Los partidos –esos entes abstractos rebosantes de todo el poder- han dado muerte a Don Juan, al de Tirso y al de Zorrilla, al Don Giovanni de Mozart, al de Molière y al de Lord Byron, que son el mismo. El Don Juan burlador, que pretende seguir las normas morales rompiéndolas y acoger el pensamiento del pueblo, yace desollado en un islote con cabaña de madera y presagio sangriento. Cuatro golfos -dos mil arriba, dos mil abajo- le han metido mano al sistema con los guantes de Freddy Krueger.

Es injusto decir que España sea un país de pícaros, los hechos lo desmienten: hemos sido un país de corrupción sincera, abierta, sin dobles juegos morales. Una corrupción honesta que no necesitaba disfrazarse porque entre todos la veníamos tolerando. Imputados en listas que votamos. Es tarde para arrepentirnos, porque los mismos partidos políticos que nos ponían a prueba, cada día un poco más, para ver dónde estaba nuestro límite, iban desmantelando la sociedad civil y engrandeciendo sus estructuras de poder. Sólo temíamos ser Italia y hoy daríamos el Senado por dejar la gestión de residuos en manos de Corleone, todo con tal de no convertirnos en México. No hay día sin susto, sin rodar cabezas, sin película gore. Los ayuntamientos son una estampa lorquiana, la Guardia Civil es El Cuerpo, pero el cuerpo de secretarios e interventores. No hay tiempo para ideales en la capital de Suiza. La auténtica transición española mata a Don Juan Tenorio y nos trae Halloween. El engaño y la estafa ya no buscan una posición social ni matar el hambre. Tampoco tiene mala conciencia. Es puro cálculo matemático. Los truhanes han desaparecido. Nos hace falta volver a la picaresca y a la literatura, y abandonar esta delincuencia cinematográfica. No queda nada de astucia, de ingenio, de virtud en la conquista.

Duele oír determinadas consignas en torno a la corrupción aceptadas comúnmente. La peor, alguna que se ha oído analizando la operación púnica y que viene a decir que todos tranquilos porque los imputados robaban para ellos, el sistema está limpio. No entienden nada. Tampoco funcionará pasar la regeneración por los parlamentos, porque se pueden aprobar un millón de leyes, pero la regeneración solo es posible devolviendo la democracia al pueblo, es decir, dejándole elegir a sus representantes de verdad, desde las listas electorales, y eso pasa por abrir los partidos en canal, algo que ni Rajoy (superado por los acontecimientos) ni Sánchez (superado por el acontecimiento Susana Díaz) van a poder hacer. Tampoco hay sociedad civil articulada para dar soporte a una verdadera reforma política, por mucho que venga amparada por mentes preclaras y prestigiosas, algo que tampoco se ve dada nuestra falta de valentía. Si no hay una reforma organizada y cabal que desplace el poder de los partidos al poder de la valía individual de los políticos que lo merezcan en esos partidos, se abocará a los ciudadanos a reaccionar votando, desde la indignación, dinamitar las instituciones desde dentro, introduciendo minas en el sistema. Ahí es cuando llega Podemos, ya segunda fuerza política en las encuestas que vienen y a un puñado de puntos del PP. La renovación y transformación de los partidos políticos es una necesidad. Querer cargárselo todo como si nada sirviera es una españolada.

Víctor M. Serrano Entío. Abogado

Víctor M. Serrano Entío
Sobre Víctor M. Serrano Entío (190 Articles)
Abogado y Blogger desde enero de 2012.

Deja un comentario.