LA EUROBANDA

SEGURIDAD JURÍDICA Y EUROPA
            Cuando un grupo, por muy poderoso y europeo que sea, no atiende a principios democráticos básicos y carece de los más mínimos y elementales criterios lógicos, merece que al menos nos replanteemos su existencia empezando por lo sustantivo. Por eso, sería conveniente que al Eurogrupo se le empiece a fiscalizar como si fuera una eurobanda no sea cosa que la composición e invocación de su solo nombre confunda a los ciudadanos europeos y comentamos el error de pensar que nuestros destinos están regidos por gente seria con convicciones sólidas y parámetros políticos lógicos, eficaces y respetuosos con sus propias normas. Desde Príamo y el Caballo de Troya, pasando por el adormilado telegrafista del Titanic, la Historia es una sucesión de torpezas marcando el camino pero cuando la torpeza no nace de la negligencia de un solo hombre sino de toda la cadena de mando, con tanto poder, prepotencia e influencia como estulticia, la sucesión de desaguisados se convierte en una autopista al infierno.
            Hace tiempo que la Europa de los ciudadanos no es tal. Los dirigentes europeos, sus instituciones, el centro de su poder y su toma de decisiones tienen el denominador común de la lejanía al ciudadano. Lejanía consciente, buscada y culpable para escapar de su control. La miopía de los dirigentes europeos es sólo comparable a su falta de criterios políticos y económicos solventes, y todo porque no están sometidos a la opinión pública. Decían que estábamos en manos de tecnócratas, pero ya nos gustaría, porque al menos los tecnócratas tendrían un criterio, erróneo o no, y no harían experimentos con champán en tubo de ensayo chipriota con el resultado conocido de chamuscarlo todo. El Eurogrupo le ha hecho a la zona euro y sus mercados la peor de las faenas y a sus ciudadanos la mayor de las fechorías: acabar con su seguridad jurídica.
            Esto de la seguridad jurídica no es la seguridad que nos da el Derecho para organizar nuestra vida y que el vecino no nos robe el coche o se nos prohíba asesinar a la operadora que a las diez de la noche quiere cambiarnos el ADSL de casa por sexta vez, sino la seguridad del Derecho mismo, esto es, que tengamos Leyes, que esas Leyes sean propuestas, debatidas y aprobadas por criterios democráticos y generales como la “buena fe”, que esas Leyes sean conocidas y no estén ocultas ni sometidas al capricho legislador del momento, que sean por lo tanto “practicables” y conocidas por los ciudadanos. Conceptos muy básicos que hay que recordar hoy en Europa ya que asesinar a la seguridad jurídica vulnerando salvajemente tus propias normas trae como consecuencia que los mercados y, lo que es más importante, la decencia, no distingan hoy Madrid, París o Bruselas de Caracas. No hay diferencia entre lo de Chipre y el “exprópiese” de Chávez.  Y con ello no se daña solo nuestra economía, que también, se daña nuestro orgullo de civilización avanzada y nuestra fe en nosotros mismos. Que sí, que Europa es la solución pero que ni capitalización adecuada del sector financiero, ni unión fiscal responsable ni resolución ordenada de las crisis de deuda ni crecimiento ni empleo, ni pacto social ni seguridad jurídica. La fortaleza geopolítica de Europa está a la altura del barro.
Víctor Manuel Serrano Entío.
            Abogado.
Víctor M. Serrano Entío
Sobre Víctor M. Serrano Entío (190 Articles)
Abogado y Blogger desde enero de 2012.