JUGAR CON FUEGO

JUGAR CON FUEGO

Están jugando con fuego. Es innegable que el empleo, el consumo y la economía del país han mejorado mucho en los últimos dos años. Si nos atenemos a las cifras de crecimiento de España en comparación con el resto de la zona euro, lideramos la recuperación, lo que no significa que seamos los más ricos, los más altos y los más guapos pero sí que con nuestras estructuras económicas (más modestas que las de Alemania o Francia) tenemos el vigor necesario para crecer. Si a los datos fríos añadimos nuestras propias percepciones vemos más coches nuevos en nuestras carreteras, menos espacio libre para poner la sombrilla en nuestras playas, más atascos en los peajes de las autopistas y más gente en el cine. La realidad también empieza a cuadrar.

Pero nuestros políticos han decidido jugar con fuego. Unos más que otros, he de decirlo. A la frivolidad de llevar un año con un gobierno en funciones se va a sumar –si el sentido común y de Estado no vence a mediocres trayectorias personales- el exotismo infumable de celebrar unas terceras elecciones. Se ha escrito mucho sobre que las elecciones sean en navidad o no, como si eso fuera lo realmente importante. Lo dramático, lo que de verdad tiene que importarnos, es que unas terceras elecciones suponen, como mínimo, medio año más de colapso en el Estado y la casi segura pérdida de la inercia de la economía española, pero no solo de la economía. Está colapsada la justicia y muchas de sus estructuras. No hay acuerdos básicos sobre educación, donde la ley se cumple o no en función del color político autonómico. El sistema electoral es arcaico. No hay consensos tan básicos como la defensa, política exterior o la relación del Estado con las comunidades autónomas. Avanza el independentismo sin contraposición institucional. Pronto serán más las cosas que dejen de funcionar. Cuando digo que no va a funcionar España creo que se entienden todas las partes del no que no van a funcionar.

Es terrible leer estos días los “no pasa nada” por no tener Gobierno. Muy similar al “no pasa nada” del heroinómano que se pincha repetidamente. Las consecuencias de que el país vaya a la deriva serán inmediatas y vendrán como vienen todas las grandes crisis, sin avisar. La sufriremos los ciudadanos en forma de pérdida de oportunidades, desaceleración de las grandes inversiones que crean empleo, pérdida de la realidad política de nuestro tiempo y nuestro entorno. En definitiva, graves retrasos para el país.

Solo algunos ejemplos. El “Brexit” es imparable. En el Reino Unido, respetuosos con la voluntad mayoritaria de la nación y su ordenamiento jurídico (qué gente más rara) han tomado una decisión inamovible. Pues bien, desalojada en unos años la potentísima “city” londinense son varias las capitales europeas que se disputan su papel en la economía global. Madrid es una de las mejores situadas. Sin gobierno, sin un rumbo de país, nadie puede crear en España el escenario jurídico y económico necesario para llevarse ese gato al agua. Y esto no es traerse un parque temático o un casino; es ser o no ser un referente en la economía global, con magníficos empleos para nuestros jóvenes más preparados.

En Aragón, sin presupuestos generales del Estado para 2.017, no podrán llevarse a cabo nuevas inversiones. Si a eso le sumamos que el capítulo inversor del propio Gobierno de Aragón contempla la friolera de cero euros y que la economía aragonesa depende en mayor medida que otras economías del sector público, el panorama es desalentador. Unas terceras elecciones en el puente de diciembre, el día de navidad o para las fiestas de La Cartuja son una auténtica catástrofe para España. Quien juega con fuego o se quema o se hace pis en la cama.

Víctor M. Serrano Entío. Abogado.

Víctor M. Serrano Entío
Sobre Víctor M. Serrano Entío (190 Articles)
Abogado y Blogger desde enero de 2012.

Deja un comentario.