GEOMETRÍA VARIABLE

GEOMETRÍA VARIABLE

Histórica campaña electoral, como todas. Novedosa si acaso porque en España la novedad está en volver al origen, lo mismo para explorar Atapuerca que el Parlamento. Volvemos a la casilla de inicio de la participación política y concurren tantas formaciones como precisa todo periodo constituyente. Dicen que viene otro que, sin ser constituyente, se le parecerá. La palabra regeneración no es suficiente para la generación nespresso, consumidora de cosas redondas e inmediatas. En las campañas y en los naufragios lo primero es tapar las vías de agua y recontar las bajas. Los claustrofóbicos sabemos que nada calma nuestra ansiedad como, al entrar en un nuevo espacio, sea una catedral o un centro comercial, acudir hasta la pared del fondo, tocarla y volver. En eso están el PP y el PSOE, que han pasado de presumir de suelos a tocar pared. Ciudadanos y Podemos a lo suyo: controlan las salidas de emergencia/redes sociales y van tranquilos, aunque el otro día hubo un debate y Rivera parecía el portero al que lanzan un penalti.

El Partido Popular basa su campaña en la mejora de la economía y en mantener sus suelos. De lo primero da fe la foto de portada de HERALDO del miércoles, en la que puede verse un poco de Jaca en los huecos que deja la ociosa muchedumbre. Vacacionamos como cuando éramos ricos. De momento, por una vez y sin que sirva de precedente, parece que los populares llevan bien lo suyo, y sorprendentemente si no son más eficaces no es por tener al candidato más viejo sino porque el partido, como estructura desaparecida, fracasa en trasladar el mensaje a los más jóvenes por su escasa presencia en las nuevas claves de la política, que no están solo en las redes. Ha pasado inadvertida, por ejemplo, la buena intervención de Rajoy en La Sexta Noche ante las incómodas preguntas de ciudadanos inquietos.

El Partido Socialista es el que tiene más complicado definir su geometría. Sánchez, que es mejor candidato de lo que perciben los suyos, está en un terreno de límites difusos. Los griegos fueron los primeros en entender que sin establecer límites no se puede llevar un orden. Después del difícil escenario que le dejaron las municipales y de la decisión del secretario General de facilitar el gobierno a las candidaturas de unidad popular en los ayuntamientos (lo que todo el mundo identifica como Podemos, aunque no lo sea) sin ni siquiera teatralizar la más mínima negociación, contraprestación o inconveniente, muchos electores de izquierda se han ido a Podemos (el original, mejor que la copia) y otros de centro izquierda se van a Ciudadanos. Así las cosas, al PSOE le queda confiar que el abandono de la centralidad no quede bien fotografiado, y que las encuestas le dan casi siempre un resultado peor del que obtiene. Ya no hay voto útil al que recurrir porque Pablo Iglesias no es Anguita y Podemos es la utilidad de la izquierda en acción. Con Madina -o cualquier otro- no estarían mejor.

Ciudadanos, o sea, Albert Rivera. Si decíamos que Podemos es la nueva vieja izquierda de siempre será justo convenir que Ciudadanos es el nuevo viejo centrismo de siempre. Ciudadanos tendrá sus límites pero son irreconocibles hasta el día veinte. Después, Rivera va a poder elegir incluso que papel representa en la obra. Se le ve cansado, con menos vitalidad que ilusión, que es lo que vende y lo que le compran. Si desbanca al PSOE –lo cual es casi imposible por Andalucía- elegirá si ser Presidente al desgaste o liderar la oposición para seguir ascendiendo. Dicen que apuesta por lo segundo para forzar otras elecciones en un par de años.

Podemos tiene claro sus límites y sus mensajes. Llevan la campaña con naturalidad y dominan los nuevos medios. El descenso que le dan las encuestas se ha detenido por los efectos de una buena campaña y creen en la remontada. El PSOE sacó el miércoles a Felipe González contra Iglesias, todo un síntoma. La lucha entre partidos tradicionales y emergentes lo es, sobre todo, en sus respectivos espacios ideológicos. Ahí el PP parece que resiste, lo que no significa que pueda gobernar. Hay un cisma generacional evidente y necesario que incorporará a los más jóvenes en los hábitos democráticos.

Víctor M. Serrano Entío. Abogado.

Víctor M. Serrano Entío
Sobre Víctor M. Serrano Entío (190 Articles)
Abogado y Blogger desde enero de 2012.

Deja un comentario.