EXPLICARSE EN TERUEL

EXPLICARSE EN TERUEL

Al Presidente Lambán se le levantaba Teruel por lo judicial y por una cosa de jamones. Afortunadamente parece que se ha impuesto el sentido común en la causa y los anteayer investigados vuelven a ser honrados ciudadanos. En realidad nunca dejaron de serlo, pero en este país sin escala de grises ha aflorado mucho hiperestésico de la ética pública por fascículos que se ha puesto a cazar brujas sin licencia administrativa ni Ley de Caza que lo regule. No hay nada más dañino para la transparencia y la claridad que la sobreactuación, y si hay un poder que debe quedar preservado de la sobreactuación ese es el poder judicial. Uno siempre ha creído que ser Presidente del Gobierno de Aragón es recibir al presidente de la comarca Gúdar-Javalambre los lunes y darse por enterado los viernes de cuando comienzan las obras de parcheo de la autovía, pero hay días que llega un juzgado de Teruel y salta la liebre por donde menos te lo esperas. Los guardianes de la moralidad atacan por los pasillos en cuento huelen sangre. El presidente Lambán no siente “ninguna presión” de Podemos, pero un lunes Echenique pidió la cabeza de un delegado territorial del Gobierno autonómico en Teruel, Antonio Arrufat, y aquel martes estaba en una bandeja de plata. Donde dijo Guillén acabó diciendo guillotina y ahora ¿quién y cómo puede compensar al Sr. Arrufat por el daño causado?. ¿Quiénes exigieron su cabeza, pedirán disculpas?

Teruel es la provincia que la divina providencia nos puso en la conciencia regional para exportarla a la nacional. Teruel es un cronotropo, una coordenada “tiempo-espacio” que ha fraguado como una sola cosa, y que nos fundamentó Einstein en lo físico para que lo usásemos en Teruel y en la literatura. La vida no pasa por Teruel, la vida es Teruel y así, cuando un extremeño se esconde en Tenerife puede acabar cesado un diputado por Teruel. No habrá un verdadero orden mundial hasta que al frente de cada organismo no pongan a uno de Teruel, como ya demostrara Manolo Pizarro el día que le pusieron a debatir con Solbes sobre la ruina que se cernía sobre España.

La entrada en vigor de un nuevo enjuiciamiento criminal ha empezado por Teruel incluso antes del día seis, que es cuando entra en vigor, y ya hemos visto que les llamemos imputados o investigados los españoles seguimos dispuestos a machacar los más sacrosantos principios legales, como el de presunción de inocencia. El problema no era semántico sino inquisitorial. Hacer dimitir a un cargo público por ser objeto de investigación en una instrucción judicial es una barbaridad. Más allá: en realidad, condenar política y socialmente a alguien antes de que quede judicialmente asentada su culpabilidad nos retrotrae a un sistema inquisitorial sin reglas, en el que el muerto civil resulta cadáver en función de una determinadas circunstancias políticas. Por eso, del “dichoso decálogo” que el Presidente se vio obligado a firmar con Podemos para configurar una mayoría inestable, lo de menos es si hay que matar civil y políticamente a un imputado o a un investigado antes o después de la apertura de juicio oral, porque en realidad también en la apertura de juicio oral es una barbaridad, aunque menor. No se puede condenar a nada a nadie que no este realmente condenado, y eso, en un sistema legal, lo dice siempre un juez (o varios) a través de una sentencia (o varias).

Cuando está en juego el honor de las personas hay que ser extremadamente prudente. Cuando los ciudadanos reclaman transparencia y honorabilidad en el ejercicio de la política no lo hacen para que sean otro políticos distintos en el juego de sus propios intereses los que puedan matar civilmente la reputación de una persona Los autoinvestidos como guardianes de la moralidad en un pasillo son un peligro y un tostón.

Víctor M. Serrano Entío. Abogado.

Víctor M. Serrano Entío
Sobre Víctor M. Serrano Entío (190 Articles)
Abogado y Blogger desde enero de 2012.

Deja un comentario.