ENTRE DOS AGUAS

ENTRE DOS AGUAS
Ahora que se nos ha ido Paco de Lucía y un pellizco de guitarra en el alma del país queda más patente que nunca que España es un país flamenco y de claroscuros, de bulerías yquejíos, con cantaores que tan pronto le dan un viva a todas las vírgenes como que le cantan al alma negra, según cambien de palo. De Nueva Orleans a Tokio, De Lucía era embajador de la marca de una nación que cada año se debate en el Congreso para institucionalizar lo que se debate en los cafés, como el guitarrista de Algeciras subía al Teatro Real para quele escuchasen los que no bajan a un tablao.
En el tablao del Congreso se canta el estado de una nación que solo parece nación cuando se enzarza entre el relato optimista del Presidente del Gobierno y el discursoceniza con ribetes de tarquín de la oposición. La ceremonia se repite gobierne quien gobierne y oposite quien oposite, pero llama más la atención hoy porque el pesimismo militante viene del grupo parlamentario que acusaba al centro-derechade anti patriotismo por predicar que el país iba camino del desolladero cuando iba al desolladero. El mismo PSOE quearmó con una venda y unas castañuelas a Solbes para luchar contra la realidad y el rigor, o sea, contra Manolo Pizarro, nos entona una saeta en pleno carnaval lejos del entusiasmo vital con el que movilizó su plataforma de artistas en apoyo aZapatero, con los Almodóvar y Cuerda haciendo palmas y cejas mientras sonaba “Defender la alegría” cantada porSabina, Bosé y Serrat. Acongoja ver a Rubalcaba tanpesimista anunciando el juicio final justo cuando parece quehan aplazado la vistaél que en su día no supo ver a los jinetes del Apocalipsis encima de la mesa del consejo de ministros y eso que le llegaban en land rover. La izquierda, o al menos la izquierda cuando era izquierda, no es esto. Antes de Rubalcaba esta semana en el Congreso, el referente racionalista ilustrado de la izquierda le llevaba a convertirse en el policía bueno que controlaba nuestra existencia, con la alegre bandera de la igualdad y un relato utópico optimista.
Es cierto que las buenas cifras macroeconómicas, que las hay, no llegan aún a las pequeñas y medianas empresas ni a las familias. Es cierto que la crisis ha supuesto un recorte de derechos y ha acrecentado la desigualdad. Es cierto que hay que hablar con pudor de recuperación cuando todavía mucha gente lo está pasando mal, y que toda prudencia es poca cuando tanta gente se ha sacrificado tanto. Pero no hay que cerrar los ojos a que el país se financia mejor y paga menos por su deuda, se ha detenido la hemorragia de la pérdida de empleo y hay cierto consenso entre los economistas de que las cosas están mejorando algo, lentamente, pero algo. Siendo la economía el arte en la predicción de lo que ya ha ocurrido, no es lo de menos. El Gobierno, consciente de todo esto quierecentrarse en la microeconomía, o sea, en lo que los ciudadanos percibamos cuando nos metamos la mano al bolsillo. Frente a todo eso y desde la izquierda se puede hacer un discurso basado en los derechos sociales y la igualdad pero nunca bajo la premisa falsa de que todo está peor que hace dos años. Rubalcaba quiere culpar de los recortes en el Estado de bienestar a la maldad intrínseca del PP y de la derecha, pero los recortes al Estado de Bienestar y el malestar con el Estado han llegado de la quiebra producida mientras los optimistas de ayer, pesimistas hoy, pensaban que las vías de agua eran champán francés y los bancos españoles los más solventes del mundo.
Si Rajoy ha apostado pronto y mal por la recuperaciónperderá las elecciones pasará a la vitrina de ilustres y peligrosos optimistas. Si Rubalcaba se ha equivocado metiéndose en la cueva negra de la hecatombe y en la tentación de la enmienda a la totalidad, le va a pasar como a aquel cura de pueblo que domingo sí y domingo también atemorizaba a sus feligreses con el lago del Averno, las calderas de Botero y el llanto y rechinar de dientes; hasta queun buen día un feligrés se levantó de su banco y le dijo: “Si tenemos que ir al infierno se va, pero no nos acojone, padre.”.
Víctor M. Serrano Entío. Abogado.
Víctor M. Serrano Entío
Sobre Víctor M. Serrano Entío (190 Articles)
Abogado y Blogger desde enero de 2012.