EL ASTERISCO

EL ASTERISCO

​Encuestadores y sociólogos se han puesto a hacer ciencia con la adivinación del país pero queda claro que hoy la adivinación de España hay que dejarla en manos de otros profesionales, como la bruja Adelina, esa mujer que pasaba huevos por la columna vertebral de Jordi Pujol y los huevos salían con la yema negra. Sería el resentimiento por sus huevos negros lo que empujó a Pujol, con toda la pasta que tiene, a quedar como moroso de Adelina y ahora la bruja le hace el inventario del concurso de acreedores de televisión en televisión. La encuesta del CIS ha llegado con cocina y hasta con baños; los sociólogos fotografían pero no diseñan interiores ni saben de construcción. El país se mueve mucho, a días queda sacudido, y la foto sale con escasa nitidez. El caso es que no está España para análisis electorales finos porque ya no hay votantes sino damnificados, no hay tendencias sino tsunamis y las brújulas de la futura gobernación un día apuntan al norte de Alemania y al siguiente al norte de Venezuela, según donde le coloquen el imán.

​Desde la Transición los votantes se habían movido en dos ejes fijos que conformaban una cruz. En el eje horizontal el votante elegía entre izquierda o derecha, y en el eje vertical entre sensibilidades más autonomistas (o directamente independentistas) y las más estatalistas (o, si se quiere decir, españolistas). La cruz es ahora un asterisco y de su eje salen líneas de más desesperación/menos desesperación, más hartazgo/menos hartazgo, más/menos acción reformista frente a la corrupción, más/menos nuevos liderazgos, etc… Los heraldistas de la edad media pusieron un asterisco para indicar el nacimiento de alguien en el árbol genealógico. De este asterisco también saldrá un parto pero nadie entiende la ecografía. Los jóvenes de hoy son más libres y entienden mejor los ejes de la transversalidad, que es esa palabreja que está de moda para indicar que algo va más allá de su propio ámbito y lo mismo sirve para hablar de una ciencia, de una moda o de un novio algo pendón. Los chicos y las chicas más jóvenes no saben nada de la Transición porque ya nos dicen los informes Pisa que nos falla la escuela, y además el Estado central nunca ha hecho proselitismo de sí mismo por si le llamaban facha. Los valores de la transición mueren en las nuevas generaciones por desconocimiento y porque ya no perciben la democracia como algo por conquistar día a día. La pasión es anterior al pensamiento pero no por eso su antagónica enemiga. Si en las próximas elecciones hay más pasión que razón, que se prepare Obama para recibir a las hijas no nacidas de Pablo Iglesias. De momento el país no ha perdido la cabeza y la razón no está superada pero los ejes ideológicos tradicionales representados por PP y PSOE pueden pasarlo peor de lo que dicen algunos esbozos pasados por cocina.

​La adivinación es hija de la especulación y ahí viene lo divertido, cuando pasamos de los “digo” a los “dicen” y Madrid es villa de rumores. Dicen que en el PP, hoy por hoy, el que manda es Pedro Arriola, sociólogo de cabecera del partido desde hace treinta años y artífice de que el Partido Popular, cuando heredó Rajoy, fuera de derrota en derrota hasta la victoria final. Lo de “final” va camino de ser literal. Dicen que Rajoy ya anuncia que volverá a presentarse porque tiene medio a que el debate, aún incipiente, sobre la conveniencia o no de que sea cartel, tome cuerpo en el partido. Muchos políticos del PP que están en la cuarentena y de ahí para abajo, están hartos. El salto generacional que marcarán los votantes busca políticos que lo amparen. Lo que sí parece es que no hay política en el Gobierno que no pase por un cálculo de posibilidades electorales, lo mismo para con el aborto que para con lo de Cataluña y la celebración este domingo de la carnavalada separatista. Pensábamos que tecnócrata era todo aquel gobernante con mucha cabeza para opositar y pocas lecturas de Hegel y ahora resulta que es peor: es aquel que contempla la aritmética desde una bola de cristal negro, como los huevos de Pujol.

​Víctor M. Serrano Entío. Abogado.

Víctor M. Serrano Entío
Sobre Víctor M. Serrano Entío (190 Articles)
Abogado y Blogger desde enero de 2012.

Deja un comentario.