CANSINO POSTAL

                                                   CANSINO POSTAL
El pasado sábado, mientras el dolor se instalaba en cada rincón del país y se comenzaba a enterrar a los muertos del terrible accidente en Santiago, Artur Mas envió una carta a Rajoy pidiéndole un referéndum. No parecieron conmoverle demasiado las vías ensangrentadas y pidió ese mismo día por carta otras vías, la vía del referéndum y la independencia. Siempre hay un insensible que en medio del dolor del funeral y cuando el cura bendice el féretro le pregunta al de al lado qué hay de los suyo. En la Historia de Cataluña ha habido pocos personajes tan torpes como el Sr. Mas, que además de nada solidario es inoportuno.
Que el President de la Generalitat de Cataluña tenga tan poco tacto como los sicarios de Tony Soprano cuando descuartizaban los cadáveres en la carnicería Satriale’s es algo que ya intuíamos, pero que queda mucho más patente cuando el sujeto irrumpe con su tostón entre el dolor de una nación. España es un país que sólo se une en la alegría de las victorias de la selección nacional de fútbol y en la tristeza de las tragedias, siempre y cuando las causas de la tragedia estén tan claras que la izquierda no tenga gobierno del PP al que culpar.
Los mexicanos llaman «intenso» a los plomos, a los pesados y a los plastas. Artur Mas es el típico palizas del chiste de la petaca, y si no tenemos que darnos por… vencidos es porque en España un cansino de tamaña categoría en lugar de salirse con la suya acaba solo en el rincón oscuro de la discoteca, donde la música tecno suena a réquiem para derrotados y se vislumbran los ligues de otros como el Duque de Medina Sidonia vislumbró el hundimiento de la Armada Invencible. El caso es que el Molt Honorable, cargante mayor del condado, que no reino, es además de un cansón, un insensible insolidario capaz de escribir cartas pidiendo cupones de descuento en pleno luto y que, eso sí, predica con el ejemplo: quiere una Cataluña fuera de España y empieza por no honrar a sus muertos. Debe haber varias maldiciones gitanas para eso.
Artur está hecho de iridio y herencia de niño rico, y no entiende de lutos ni de hoyos en la tierra de la verdad tal vez porque para él un funeral sea el preliminar molesto pero inevitable de ir a recoger una herencia a Suiza. Así que Mas nunca leyó La Casa de Bernarda Alba y mucho menos cuando la criada le dice a La Poncia que la sepultura es la única tierra que le dejan a los que no tienen nada. Si lo hubiera leído tampoco le diría gran cosa porque el Sr. Mas interpreta el sentimiento trágico de la vida como las balanzas fiscales. Al menos el President no contará en su pueblo que con lo que España les roba se pagarán los funerales aunque por contra ocultará que lo ocurrido en Galicia nunca pasará en Cataluña porque la Alta Velocidad que el Estado ha llevado a Cataluña es de verdad y no tiene las curvas del racaneo administrativo.
Lo que ocurre cuando alguien miente siempre a casi todos es que se acaba creyendo sus propias mentiras, y Artur sueña que el fallecimiento trágico de 79 personas en Santiago no sea noticia en Barcelona, lo cual es imposible en este siglo entre otras cosas porque en Cataluña hay centenas de miles de hijos y nietos de gallegos. Ya sabemos que el President de la Generalitat no se esfuerza demasiado por respetar ni el luto ni el dolor que le es ajeno, y que bajo su apariencia de niño bien esconde al típico hollingan dominguero que silba en la cancha los minutos de silencio cuando el muerto es del equipo contrario. El «seny» catalán no era esto.
Ninguna de las mochilas, maletas y bolsas del accidente en Santiago que esperaban en las vías como perro sin dueño han visto estremecerse a Artur Mas, a quien todo lo que esté más lejos de Olot o Tortosa le parece lejano y ajeno. Ninguna tragedia por humana que sea le desvía de su obsesión, en este caso  un referéndum por la independencia, lo cual nos hace presuponer que llegada la independencia ninguna tragedia humana le apartaría de su delirio por imponerla. Peligroso. Menos mal que ya ha quedado dicho que el Sr. Mas además de pesado, plúmbeo, machacón, intenso y cansón es torpe y no será un Garibaldi para Cataluña.
Víctor M. Serrano Entío. 

Víctor M. Serrano Entío
Sobre Víctor M. Serrano Entío (190 Articles)
Abogado y Blogger desde enero de 2012.

2 Comments en CANSINO POSTAL

  1. Hola,

    Soy un periodista catalán. De sus críticas patéticas a Mas y de su mezcla vomitiva entre el proceso de independencia y el trágico accidente ferroviario de Galicia, no pienso hacer ni un comentario. Usted sólo se retrata como un paranoico y un nacionalista español de lo más rancio.

    Pero sí me gustaría hacerle dos precisiones importantes en el artículo «Playa de Europa» publicado en El Heraldo de este viernes en el que usted se vanagloria alegremente de la «ocupación» de Salou por parte de los aragoneses. (Me pregunto qué sucedería si a un grupo numeroso de catalanes se le hubiera ocurrido ir en masa/veranear en alguna ciudad aragonesa, supongo que no le haría la misma gracia).

    En primer lugar, al hablar de las banderas independentistas y de la posibilidad de que Mas salga al balcón a proclamar el Estat català, detecto una banalización del proceso de independencia fuera de lugar. Usted es abogado y debería saber que la autodeterminación es un derecho internacional público inalienable a los pueblos que recoge la Carta de las Naciones Unidas, los Pactos Internacionales de Derechos Humanos y numerosas resoluciones de la Asamblea General de la ONU. Es, por tanto, el ejercicio colectivo de democracia más grande que existe y en el mundo hay numerosos ejemplos de territorios que quieren ejercerlo (Flandes, Quebec o la región de Casamance en Senegal, cada uno con sus respectivas peculiaridades). O sea, que de broma, ninguna. Como proceso democrático, pacífico, legal y legítimo, merece respeto y seriedad.

    Por otro lado, lo más grave es que considere que una carnicería rotulada en catalán obedece a «una imposición administrativa». ¿Sabe por qué el rótulo de Salou está en catalán? Porque el catalán es la lengua propia de Catalunya. ¿Dónde se va a rotular en catalán un establecimiento si no es en Catalunya, el único sitio donde es oficial? (dejando aparte Valencia y las Baleares, donde hay la misma lengua aunque reciba un nombre distinto). El término ‘imposición’ sólo tiene sentido al hablar de algo ajeno: sería imposición rotular en catalán en algún lugar de la Península donde el catalán no sea oficial. Pero igual que no es una imposición rotular un establecimiento en castellano en Madrid (porque el castellano es efectivamente la lengua propia en Madrid) tampoco tiene sentido hablar de imposición del catalán en Catalunya donde el catalán es lengua propia. Además, el rótulo no impide en ningún momento que la gente sepa los productos que se venden en este establecimiento.

    Esto me recuerda una polémica absurda que iniciaron algunos periódicos de la capital hace un tiempo en sus habituales incursiones catalanofóbicas, denunciando absurdamente que en Catalunya estaba prohibido rotular en castellano. Si se mira le ley, verá que establece lo siguiente: que la obligación es de rotular ALMENOS en catalán. Es decir, que se puede rotular en castellano, eso sí, siempre que se adjunte la traducción correspondiente en catalán.

    Como veo que usted no está muy ducho en cuestiones de lengua, le voy a adjuntar una entrevista al catedrático de lingüística madrileño Juan Carlos Moreno Cabrera, que le va a quitar todos los prejuicios de un plumazo (siempre que usted quiera, claro):

    http://www.grijalvo.com/Juan_Carlos_Moreno_Cabrera/El_nacionalismo_linguistico_es.htm

    Saludos

  2. Solo decirle que a diferencia de Ud. nunca rev¡batiría sus argumentos con el insulto personal. Este blog es tan libre como quien lo escribe, y tiene cabida todo tipo de comentario. No merece la pena rebatirle porque Ud. tiene una serie de dogmas impresos a fuego por lo que sospecho que ni la legalidad ni la realidad serán capaces de sofocar su incendio interior. Sí que me va a permitir, ya que ha entradop Ud. en mi casa que le haga dos pequeñas apreciaciones. En primer lugar, no entiendo su anonimato. En segundo lugar, Ud. duda de mi capacidad como jurista y pretende enseñarme algo, no sé con qué conocimientos, sobre el derecho a la autodeterminación. Efectivamente el derecho de autodeterminación existe, pero se creo y se ha utilizado en procesos de descolonización. Cataluña JAMÁS ha sido un Estado. Su anonimato me impide dirigirme a Ud. personalmente. Estoy seguro de que su condición de nacionalista no le impedirá ejercer su oficio con objetividad si bien me parece que Ud. no es un periodista catalán. Lamento que también le parezca poco ducho en cuestiones de lengua, la verdad es que no se como pierde Ud. el tiempo en dirigirse a este blog escrito por alguien que merece tan poco la pena. Pero tenga claro una cosa: aquí escribo porque me da la gana, y escribo en HERALDO porque es un espacio de libertad. Hay sitios en España donde la gente todavía puede opinar lo que le da la gana sin tener que acabar en Madrit. Salut.

Los comentarios están cerrados.