A VECES LLEGAN CARTAS

A VECES LLEGAN CARTAS

Llegó septiembre como lunes de los meses y de Cataluña. Felipe González sigue la moda de escribirse con los catalanes que inició nuestro presidente Lambán con éxito de crítica y público. Cataluña como género epistolar, que es un género que ha perdido mucho por culpa de la tecnología. Ya no queda memoria del amor eterno porque se ama sin papel y desde el móvil, y el móvil no deja rastro salvo que caiga en manos de la Guardia Civil. Hoy Dominguín se haría un selfie con Ava Gadner olvidándose de que lo bonito era contarlo. Los sobres con sus cartas, atados en seda roja, quedan para la novela del viejo Romanticismo. Felipe González, que sí ha querido dejar constancia, y escribe como si -más que una necesidad comunicativa- se dictase una de esas listas que los psiquiatras ven tan convenientes para sacar cosas del subconsciente y alejar fantasmas. En ocasiones veo muertos, escribe Felipe. Alguien debería decirle que no son muertos, es el PSC besándose con Carod Rovira antes y con la equidistancia de ahora. “Se lo que hicisteis el último estatut”, quiso escribir, tal vez, González.

La carta de Felipe a los catalanicenses es un lienzo descriptivo al que solo le fallan las comparaciones, siempre peligrosas. Mas no es Hitler aunque tampoco sea Garibaldi porque sacrifica una Cataluña grande en Europa por una estructura “nacionalprovinciana” que le permita dar órdenes a los jueces de El Vendrell. Lo propio de los procesos de independencia de los pueblos oprimidos es que tengan por objetivo la liberación nacional. Pero en la Cataluña de hoy la liberación pretendida es la de un sistema corrupto y la de sus corruptores, solo oprimidos por un primer atisbo de legítima y necesaria intervención judicial. Intervención tímida, de momento, como atestiguan las relajadas cenas de verano de la familia Pujol. Sería digno de simposio que un centenar de los más prestigiosos penalistas del mundo nos explicaran por qué no hay detenciones en el vertedero de la corrupción política de Cataluña. Barcelona no es el Berlín de los años treinta sino el Milán de 1.992. Aparecen decenas de pruebas de que Convergència es como aquel PSI de Betinno Craxi, con sus políticos corruptos, sus mordidas, sus empresarios y sus fundaciones. Aún no son visibles fiscales y magistrados como Di Pietro, Falcone y Borsellino, ni el apoyo de una gran parte de los catalanes cuyo nivel de indignación con la corrupción política debería estar, al menos, homologado con el del resto de ciudadanos españoles. Tampoco es que tengamos el listón tan alto.

González ha sabido entender como ningún otro líder del socialismo español que el patriotismo enlaza con el orgullo y el honor, y que por eso el patriotismo no está aislado en un patio de banderas; está en nuestros colegios, en nuestros hospitales, en nuestra literatura y en todas esas cosas, que son muchas, de las que podemos sentirnos orgullosos. Pedro Sánchez debería asimilar el final de la carta en la que el ex presidente deja escrito que no cabe la equidistancia entre quienes defienden la ley y quienes tratan de violarla. Esa equidistancia ya ha acabado con el PSC, irrelevante en Cataluña, y no debe dañar más la imagen del PSOE, que abusa en ocasiones del mantra del “inmovilismo” del PP y adopta posiciones ambiguas. ¿Hay algo más que la Ley para parar un “golpe de estado a cámara lenta”, como definió la cosa Alfonso Guerra ayer?. Tal vez sea cierto eso de que Felipe le ha escrito a los catalanes con copia a Pedro Sánchez. No se entendería montar un gran lío por la reforma del Estatuto del Tribunal Constitucional porque en una democracia es normal que las resoluciones del Tribunal Constitucional sean de obligado cumplimiento y, por lo tanto, ejecutables. ¿De qué sirven si no?. No pasa nada, es sano y democrático que las tramas corruptas de las que se nutre una parte importante del movimiento independentista catalán le tengan, al menos, el mismo respeto al TC que a un juez de instrucción de El Vendrell que pide los papeles de Torredembarra.

Víctor M. Serrano Entío. Abogado.

Víctor M. Serrano Entío
Sobre Víctor M. Serrano Entío (190 Articles)
Abogado y Blogger desde enero de 2012.

Deja un comentario.