A LO NUESTRO

A LO NUESTRO

El Presidente Lambán quiere seguir carteándose con el President Mas. Lo suyo es desencuentro fruto del desconocimiento. Si se conocieran personalmente arraigaría entre ellos un desprecio mayor. Lambán, hombre de cuartos espacios y provincias, no tiene nada en común con un President que sueña imperios de otras épocas y piensa que el cumplimiento de la ley es para gente sin apellidos y sin herencia familiar en Suiza. No se hasta que punto el Gobierno de Aragón, institución leal al orden constitucional y que nos representa a todos los aragoneses, debe seguir carteándose con la Generalitat de unos cuantos catalanes, que no de todos. Cartas que nos toman por paletos y escritas con la intención de herir, que saben a despedida, a vinagre en las heridas y a pañuelo de estación, que diría Sabina. Los aragoneses somos amantes de la libertad y somos pragmáticos. Vivimos alejados de los juegos de rol de una casta rentista al tres por ciento, agitadora de huracanes y otras cajas de truenos sin tapa, cuya atmosfera existencial desde que se levanta hasta que se acuesta es el odio a España. Sin duda, una atmósfera muy frustrante para alguien que vive en España según la ONU, la UE, la FIFA y el google maps. El President Mas nos ha respondido y ha escrito la carta del sarcasmo pero no se puede construir una nación desde el sarcasmo, como no se puede hacer negocio desde la virtud con un prostíbulo de carretera. Es más fácil que Lambán consiga audiencia con la Reina de Inglaterra que ver a los chicos y a las chicas del Independentismo catalán apeándose de su burro de pegatina.

Nuestro Presidente, muy en línea con los antiguos reyes, ha adoptado como reacción solicitar audiencia al Papa, una cosa muy de Alfonso II de Aragón, el Casto. Al Casto le fue bien, porque el Papa le dejó reinar en Aragón (también fue Conde de Barcelona, claro, por mencionar otros títulos menores) pero alguien debería advertir a Lambán de que los Papas de ahora no son como los de antes. Ir a un Papa de los de ahora con un catálogo de agravios es abonarse a una amable charla sobre las necesidades de la virtud en la vida pública, el respeto a quienes nos ofenden y en ese plan. Para esas equidistancias es más práctico el PSC y queda más a mano.

La carta-sarcasmo de Mas y sus réplicas consiguen su propósito, enfrentar a Cataluña con el resto. Hubo un tiempo en el que en el País Vasco convivieron dramáticamente los mejores con los peores españoles (héroes cotidianos que habitaban su tierra para convivir y otros que manchaban su tierra para conmatar). En Cataluña están ahora los mejores españoles, millones de ciudadanos que no se identifican con los delirios de grandeza del independentismo y que ven con preocupación como sus políticos han degradado su convivencia de modo irreversible. Son nuestros mejores compatriotas, los que padecen sin rechistar el tormento de sentirse excluidos en su tierra, donde no importa ningún derecho individual ni social, solo la independencia, el bálsamo mítico que todo lo cura.

Más allá de cruzarnos cartas con quienes escriben pero no leen, los aragoneses tenemos que plantearnos, con la máxima prudencia pero con decisión, qué papel puede jugar Aragón si un día muchos catalanes tienen que abandonar su tierra por ser ese país independiente, con dos naciones (como dice Gordò, Consejer de Si No Queríais Taza) pero sin euro, sin Europa y sin seguridad jurídica. Más allá de confrontar Aragón con una Generalitat que revive y disfruta de esa confrontación, los aragoneses tenemos que seguir siendo tierra de libertad e igualdad como motores de desarrollo, y hacernos más visibles como tierra de certezas para los que comienzan a vislumbrar un futuro repleto de incertidumbres. Ojalá no llegue el día en que Aragón pueda ser para muchos catalanes el Madrid que fue para muchos vascos. Pero el desafío y la amenaza están ahí, midiendo mentalmente si es muy alto el precipicio. Es normal que nos indignemos con las agresiones soberanistas de nuestros vecinos independentistas, pero sin duda, un Fraga catalán está mucho más lejos de la realidad que la posibilidad de que miles de ciudadanos de Cataluña busquen acomodo empresarial y laboral en Aragón si Cataluña acaba siendo la Albania amb tomáquet soñada por los que escriben cartas sin leer sentencias. Respeto.

Víctor M. Serrano Entío. Abogado.

Víctor M. Serrano Entío
Sobre Víctor M. Serrano Entío (190 Articles)
Abogado y Blogger desde enero de 2012.

Deja un comentario.