HASTA QUE VUELVA VIOLETA
El Presidente de la Comisión Europea dice que España ha pasado del drama a la confianza. En el único rincón de Europa en el que hoy eso no está claro es en nuestro propio país, por echar en la hoguera del ánimo colectivo tertulianos cenizos y literatura de tercera, vaticinadores del pasado cegados por el porvenir dispuestos siempre a aplicar sus ciencias forenses diagnosticando «post mortem». Somos el único país del mundo lleno de Historia y vacío de contenido por culpa de cenizos y catetos con ínfulas napoleónicas. Si aumenta el desempleo es el caos, si baja una noticia de tercera arrastrada por la temporalidad. España se argentiniza, su ansiedad es digna de psicoanálisis y amarillea como camisa blanca de esperanza machadiana al sol de junio. Ya no chocan las hachas goyescas de los desastres de la guerra sino el derrotismo y el pesimismo en el ánimo de la gente. Se ha enterado hasta el CIS. Solo el Ministerio de Exteriores y las multinacionales del jamón y el móvil parecen creer en España y su marca, pero la marca España, que vuelve a gustar en Bruselas, en Nueva York o en Sao Paulo, no encuentra quien se ponga el mundo por montera, se ate los machos y la venda en el Parlament de Cataluña donde Artur Mas, siempre entre lo infame y lo grotesco, habla de la España subsidiada, él, que debe presidir Japón y no Badalona.
Violeta, que es de Valladolid tiene veintiséis años, una licenciatura, cuatro idiomas y los huesos húmedos, trabaja en París. Se queja de doscientos días al año de lluvia y de tener un trabajo que sus compañeros franceses desempeñan sin antecedentes penales como toda formación. En el museo de ciencias naturales de la palabra encontraremos que «melancolía» la parió un emigrante. A Violeta y su generación les hemos vendido la moto de que son la generación mejor preparada de la historia, lo cual es una verdad a medias y por lo tanto una gran mentira. Violeta tiene que currar y tal vez no sepa que en España mayo ha sido el mejor mes de la historia para el empleo.
Ni 134.600 personas más afiliadas a la Seguridad Social ni ninguna otra buena noticia les va a estropear a algunos su Apocalipsis. La marca España hay que llevarla a las escuelas para que los niños sepan que somos un gran país, en dificultades, pero donde tenemos el mejor sistema sanitario público del mundo, grandes empresas multinacionales, pequeñas y medianas empresas que siguen luchando cada día, que exportan, que al mínimo atisbo de mejora contratarán empleados, trabajadores admirados y apreciados en todos los países que tienen la suerte de recibirlos, gente productiva que sabe trabajar y vivir, mientras no hay avance científico en el que nuestros investigadores, dentro y fuera de España, no estén presentes, que los funcionarios no son un chiste de Forges y trabajan y se esfuerzan, que estamos en la elite mundial del deporte, que somos gente abierta y solidaria, a la vanguardia mundial en donaciones de sangre y órganos, que tenemos la mejor red de infraestructuras ferroviarias de alta velocidad del mundo avanzado, que también, por qué no, somos sol, playas, gastronomía y turismo, una balanza comercial favorable y que necesitamos con urgencia que se callen los cenizos y que se ponga todo el mundo a pensar como mejorar este país, muy mejorable pero ningún desastre insalvable. Hasta Rajoy y Rubalcaba han acabado entendiéndolo, y ya solo falta que sus votantes les sigan, abandonemos el frentismo partidista y establezcamos una meta con un mínimo común denominador. España, tiene pasado, presente y futuro, jamón y teléfonos móviles, además de más de media generación entre los veinte y los treinta esperando un empleo, y que merecen el respeto y el esfuerzo del resto de generaciones para que la próxima vez que alguien les diga que son la generación mejor preparada de la historia no les entren ganas de llorar. Trabajemos por que pase la moda del pesimismo, descontextualicemos a los cenizos y los plomos y gafes que se callen. Al menos hasta que vuelvan Violeta y los suyos, que son los nuestros.
Víctor M. Serrano Entío.
Víctor M. Serrano Entío
Sobre Víctor M. Serrano Entío (190 Articles)
Abogado y Blogger desde enero de 2012.